Décimo Trazo. Hoy estoy.

Me irritan los sabihondos repelentes, porque yo lo era - o lo soy, no te extrañe-. Me irritan los que disponen de su tiempo ociosamente, y pretenden que el mío sea igual. Me irritan los que además pretenden adueñarse de él. Me irritan los snobs, me irritan los incultos por voluntad y me irritan los chillidos. Me irrita la voz de pito. Me irritan las adolescentes bajitas, con un petardo en el culo que no paran de molestar. Me irritan las adolescentes altas, con su aire superior. Como si la altura te lo diera. Me irritan los adolescentes que hacen del VPF su grito. Me irritan los que se acercan tratando de encandilarte. Ahora cambia adolescentes (¡y adolescentas, pa' la ministra!) por personas adultas y formadas, y estamos en las mismas. Me irritan los que se saben seguros de sí mismos y no miran la mierda que acaban de pisar. Bueno, estos últimos no me irritan, me divierten, seamos francos. Me irritan los que impiden a los otros encontrar su lugar. Me irritan los que no son amables, los egocéntricos y los sexistas. Me irritan los hijos de papá que roban en el quiosco en el recreo, profundamente. Me irritan los menores de diez años sin modales que te insultan sin motivo, pero más me irritan los padres que lo permiten. Me irrita tener que dar explicaciones de más porque mi cara refleje la edad que tengo. Me irrita que te juzguen por la apariencia, me irrita hacerlo a veces yo misma. Me irrita tener que oír tonterías, y que no me dejen rebatirlas. Me irritan los que imponen su criterio, los que no escuchan otras razones y toman sus ideas como dogmas. Me irritan los que no se toman la vida como algo personal. Me irritan los apáticos, los desilusionados y los que son incapaces de saber cuándo hay que ser serio: no los entiendo. Me irritan los que pasean a su perro sin recoger lo que van sembrando. Me irritan los que pretenden que además de hacer su trabajo, los abaniques. Me irritan los aprovechados, y el prototipo de choni y de kani. Me irritan los que no tienen inquietudes, me irritan los que no luchan por lograr sus metas. Me irritan los que no tienen metas y pretenden que yo tampoco las tenga. Me irritan, soberanamente.


En realidad hoy no estaba irritada, pero oye, me he quedado sumamente a gusto. Hasta mañana!

Comentarios

  1. ¡Qué foto más buena! Yo tampoco aguanto todas esas cosas, sobre todo la gente que dice saber y no sabe, y que luego además achaca los errores a otros cuando la cagan.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. No has dejado títere con cabeza... Yo lo que peor trago, es a aquel que para darse valor a sí mismo necesita infravalorarte a tí y a tu trabajo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

La pérdida

A "Joven y Bonita"