Tercer trazo. Qué sensación tan bonita.

La mañana está fresca, pero aún no lo percibo. El despertador ha sonado hace más de un instante y de dos, pero sigo al abrigo del edredón y las mantas. Pensando. Si se le puede llamar pensar, desde el mejor día de mi vida cuando me levanto no tengo otra cosa en la cabeza, que me sigue aún cuando me acuesto, día tras día. Qué sensación tan bonita.

Me gusta recordar sus ojos. Me gusta recordar su expresión, sus mil caras y su nariz. Me recrearía años en las líneas de su rostro, y sería feliz. En su olor, el de su pelo, el de su frente, el de su nuca, el de sus brazos. Sobre todo cuando me abrazan. Qué sensación tan bonita.

Estar enamorado es como madrugar un sábado para ir a pasear solo. El frescor de un día nuevo, la serenidad de las calles, la locura de los pájaros cantantes, la magia del músico ambulante tocando un vals. El abrigo de los rayos de sol. La seguridad de llegar a tu lugar, la incertidumbre de no saber si encontrarás a alguien conocido, o si alguien desconocido te hará sonreír. La ilusión de ver padres con sus hijos ya, jugando. La valentía y el miedo de ir solo por las calles. La angustia de cruzar en rojo. La ternura de ver dos viejecitos paseando como tú, agarrados y muy, muy abrigados, aunque sea verano. Los sueños por llegar a ser como ellos.

Levantarte todas las mañanas y encontrar que no solo estás tú, que te acompaña quien más te completa. Soñar con un loft en el centro y con paredes blancas, con luz, con una chimenea y una ventana muy grande que te deje ver nevar, cuando nieva. Oler mientras lo imaginas la comida de los días especiales. Sentir el agua de la bañera mezclada con aceites. Un baño para dos. Una peli en el salón, palomitas con azúcar. Un viernes por la noche, una cena, dos pizzas, y una vida de conversación. Un baile en la habitación, con o sin música. Miradas de amor. Vivir siendo especial. Compartir. Qué sensación tan bonita.

- Fue entonces cuando me levanté de la cama. La primera sonrisa despierta del día.

Comentarios

  1. Me conformaré igualmente si mi piso no tiene chimenea, ese aparatejo te lo dejo a ti. Yo prefiero el calor del gas natural.


    Eso si. A cambio dame un poco de como escribes ;)

    Un beso Noe

    ResponderEliminar
  2. Chica, eres un borbotón. Sobre todo en el segundo trazo, escribes como hablas.
    Yo creo que esto es lo tuyo

    ResponderEliminar
  3. Te explicas genial. Ahora, después de leer esto, yo quiero enamorarme, quizas sea motivo de orgullo. Lo mismo digo, esto es lo tuyo

    ResponderEliminar
  4. Claro que es motivo de orgullo ! El mantener una relación requiere esfuerzo mutuo, equilibrio y paciencia, son muchas virtudes por una felicidad sin comparación.

    ResponderEliminar
  5. Y lo que más está en contra, pero que puede sacar el mejor perfil de la relación si lo tienes en cuenta, es cuando dura poco. Todas esas ideas que has expuesto (el músico de la calle, una cena, los viejecitos) y con las que estoy de acuerdo, se convierten en las ovejas que tú, el pastor, tienes que reunir lo más rápido y mejor posible, para tener un rebaño que nunca olvides, tan concentrado y numeroso que puedas evocar cada vez que lo desees cuando ya no lo puedas palpar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

Instrucciones de uso