Décimo Sexto Trazo. Atrévete a crear.

Kant dijo una vez: "Sapere aude". Atrévete a pensar. Yo digo, y seguro que mucha gente lo ha dicho antes, consagrados o no, adorados o condenados, descubiertos o por descubrir: Atrévete, sí. Pero, atrévete a CREAR.

Deja que todo lo que has vivido recorra tu ser como si lo vieras, como si las letras de un texto surcaran tu piel y creasen ondas, como si los trazos de un lápiz y sus formas colorearan de gris y pintura tu mirar, que lo que duela se clave un poquito y lo que te hizo feliz sea como una brisa fresca, que no fría. Deja que los recuerdos empapen tu vida y te hagan aprender, deja que tu vida acabe siendo un montón de recuerdos que ha merecido la pena vivir. No pierdas nunca la sonrisa, ni esa alegría espontánea que tan feliz te hace y hace a los demás. Y si no tienes alegría, da igual, llámalo como quieras, no pierdas esa chispa que te hace único. Escribe, cuenta, narra, liriza o dramatiza todo lo que quieras mostrar. O no muestres nada. Pero sobre todo, vívelo, vívelo al máximo, aunque de dos años sean tres y medio llorando. Te aseguro que para cuando termine, te habrás hecho tan fuerte y tan sabio, que la próxima vez no serán más de tres segundos y medio con lágrimas, que te habrás dado cuenta de qué es lo que compensa experimentar. Vamos, disfruta de la magia, deja que vivir, lo sea. Lucha hasta la extenuación y más allá, y, eso sí, actúa de acuerdo a lo que piensas y nunca, nunca, te arrepientas de nada. Lo único que sentirás será, con el paso de los años, la vergüenza de tu voz interior por las cosas que hiciste y que no repetirás.

Comentarios

  1. Eso sí es vivir. Total, dentro de un tiempo (a saber cuándo) no vamos a poder hacer nada, nunca más. Si tenemos esa capacidad de hacer cosas, lo que queramos ¿qué ganamos guardándolas?
    Y es verdad, aceptar que momentos malos vamos a pasar sí o sí, pero si los enfocamos para que resalten los buenos...

    ResponderEliminar
  2. "llámalo como quieras, no pierdas esa chispa que te hace único"
    esa chispa no se pierde,por eso nos hace únicos, exactamente igual que los demás

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, tendrás orejas, tendrás pelo, tendrás piel, dos ojos a poder ser y un sistema neurológico, aparato fonador y todo lo que tú quieras: exactamente igual que los demás. Pero nadie tendrá tu iris ni tus huellas dactilares, ni tu ADN (por mucho que tengas un gemelo calcao, ni su carácter será igual!). Claro que somos únicos. Claro que igual que los demás. Pero nadie será único de la manera en que tú lo eres. Y eso será lo único que te quede al final.

    ResponderEliminar
  4. al final y al principio es lo que nos quede,el ser únicos
    si solo fuera al final,no lo seríamos!
    me ha gustado este décimo sexto

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"