¿Quién que vive dirá: "no eres poeta si no escribes tus sueños"?

Restaré mirando una llama
lo que me queda de vida.
Ya lo viví todo.
Ahora un nuevo día
asomará entre mis dedos.
Yo jugaré con el aire y el fuego.

Creé la seda inocente
que se deslizó por tu antebrazo.
Conocí las manos en tu espalda.
Comenzó a latir mi corazón
al conocer tu aliento.
Ahora yace casi muerto.

Y por eso, ya no existe el tiempo,
sí la espera, y el tormento.
Quedarán trinos y trineos,
encerrados en un valle de recuerdos.
Habrá palabras y plumas afiladas,
y solo habrá la nada.

La nada, allá a lo lejos...
y a mi alrededor.
No asusta, no es más nada.
Son pájaros sin canto
y sombreros sin vuelo.
La nada, allá a lo lejos...
- Y a tu alrededor.

Comentarios

  1. Son pájaros sin canto
    y sombreros sin vuelo.
    Y aquí, una reverencia.

    ResponderEliminar
  2. Cambiamos de planeta?
    vamonos!!;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

Instrucciones de uso