Recuerdos.

Pequeñas descargas
de una electricidad fría.
Grandes cortocircuitos
entre suspiros. Agudo.

Brisa de aromas hindúes
y azufre color limón,
mares de sales muertas
naciendo del eje de mi rostro.

Desgarros de rapaz en mi carne,
dos oquedades insertas en mi frente:
así es el dolor del alma y del hambre.

Sufrir el látigo de un error
y la flagelación de nuestras dichas,
caminar entre el fango denso
de la desilusión. Murallas insalvables.

Esperanza,
orgullosa nadadora entre esputos,
pérdida hacia mis amargas llagas.

Balas de veneno exponencial
cercanas a lo que dieron en llamar:
corazón.

Crepitar ácido,
pestilencia inválida,
y un sacrificio de infantas
huido de la razón.

En este ahogamiento paulatino
y mortal: córtame las venas,
y envía mi cadáver lejos
en un correo sin destino.

Vagaré errante
en el gris antecesor del negro.
Te lo suplico: córtame las venas
en invierno.

Comentarios

  1. Cada día me encanta mas leerte...
    sabes lo mágico que es eso?
    sísí, igual de mágico que usted pequeña =)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

Instrucciones de uso