Vigésimo Octavo Trazo. Aún no me he ido.

Y sigo esperándote, en una mezcla de lloros y cansancio, y esperanzas que se difuminan.

Comentarios

  1. ¿Cuándo se agotan la paciencia y las ganas de esperar? No uno mismo lo sabe.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

Instrucciones de uso