Vigésimo Quinto Trazo. Ya está.

El Vigésimo Cuarto, era pura bazofia. Oh, Dios, empiezo a desechar mis creaciones, mierda. Empiezo a sentirme insatisfecha, joder. Estoy condenada, para siempre, a no ser que abandone mi dosis diaria de letras... No puedo. Viviré embebida en la tortura de las palabras los tres millones de momentos de mi vida. Y me parecen pocos.

Comentarios

  1. Se llama "insania verborum" y no tiene cura. No deje de usar nuestros cuidados paliativos.

    ResponderEliminar
  2. Si así continúas escribiendo, me gustaría que siguieras insatisfecha por mucho tiempo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

La pérdida

A "Joven y Bonita"