Vigésimo Sexto Trazo. Noemí.

No sé qué decir ni a quién decírselo. Soy un vacío continuo de preguntas sin respuesta, de incertidumbre y espera. No sé ni qué he hecho hoy. No recuerdo más que mirarme en el espejo cada descanso. Camino en un limbo carente de emociones, asumo cada segundo con una impasibilidad constante. Pero el caos que tengo dentro pugna por salir. Soy una llaga en cada centímetro de mi piel. No siento. No padezco. Soy de color gris, translúcida, soy un ánima levitante entre la corporeidad de mi alrededor. No sé dónde estoy. No sé qué soy. La realidad me atormenta, me golpea con un martillo de hierro: No sé. Si tuviera que dibujar mi mente, sería un borrón de tinta negra. Mi boca está seca y sabe amarga. La piel me duele, me ahoga la ropa, y estar desnuda. Me duele el corazón. La habitación es muy grande y de color blanco. Me mintieron cuando me la pintaron de azul. Quisiera poder tener dagas en vez de dientes y sentir un dolor agudo que entretuviera mi pensamiento. Ese que no sabe nada. La pared del fondo es una pantalla de recuerdos; la puerta se me antoja pequeñita. Me siento en una cárcel etérea. Si decidiera tirarme y volar, caería hasta que me entretuviera en flotar. 

Siento que si mi cuerpo se expresara como mis palabras, cada una de mis vértebras se volvería afilada. De cada punta de mis dedos saldrían hojas de acero. Decoraría la pared con el vacío. Cada uno de mis huesos se rompería pinzando mis nervios con ahínco. Me autodestruiría, entre aullidos. Hasta que todo cesara. Hasta que no oyera nada, hasta que nada existiera y alcanzara la ceguera en el blanco inmaculado de un sueño eterno. El frío sería mi cura en tanta soledad. Me acompañaría siempre en un sinfín de nadas. Sería una tortura helada que siempre estaría conmigo. Siempre estaría conmigo...

[...]"Sigo vivo y aprendí que las cosas más sencillas son vitales, que además de ver en ti te puedes ver en tus iguales. Es la magia, marrón y anaranjada es la nostalgia y... El futuro es la ocasión para dar gracias, tantas como veces te has sentido afortunado y tantas como veces recibiste lo que has dado. Y es pecado dejar pasar el momento y algunos se me escaparon. En mi reloj de arena, el tiempo es algo relativo."[...]

Comentarios

  1. Soy el repartidor de arena para relojes: tu pedido está por enviar, se te ruega que gastes algún grano para evitar que quiebre esta empresa (VIDA S.A.). En este negocio no existe el malgasto, solo el gasto.
    P.D. Remítenos lo antes posible los momentos vacíos, serán reutilizados si tú no los quieres.

    ResponderEliminar
  2. Lo más desesperante es sentir que no hay nada que te haga sentir (es como saber que no sabes nada). En medio de todo sintiéndote nada, ni con ropa nisin ella, queriendo expresar con palabras unos ruidos inhumanos, sin caber dentro de ti... Vivir sintiendo que no estás vivo.

    ResponderEliminar
  3. "... pero. si DIoos es los árboles,y las flores y los montes y la luz de la luna y el sol..para qué le llamo dios.. "
    FErnando pessoa..
    Jorge PAascual....
    Un saludo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

A "Joven y Bonita"

Hoy y siempre, a ti