Sueños y sonrisas, cuentos infantiles.

En un prado verde e infinito, curvo hacia abajo, ella caminaba con sandalias. A ella no le gustaban las sandalias, pero caminaba con sandalias. Llevaba un vestido blanco de corte vaporoso, y, en realidad, a ella tampoco le gustaba. El prado era solo hierba, como si fuera un planeta pequeñito creado para la ocasión. De repente creció demasiado y su altura fue excesiva para el planeta, que se cayó del cielo. ¡Pom!

Bajó del planeta y caminó por el suelo del Universo. Como un escenario eterno, si alzaba los brazos lograba ver y hasta tocar algún otro planeta como el suyo. Casi todos estaban habitados por una sola persona; algunos por ninguna y algunos hasta por dos. Se ve que las visitas eran legales y a saltitos de planeta en planeta. Todos aquellos que tenían dos, eran de enamorados; quizá es que llegaban a ser uno, y no necesitaban nada más.

Siguió caminando con tranquilidad, maravillándose de su posición privilegiada, en lo que parecía ser un círculo enorme con un fondo de estrellas. Cuanto más caminaba menos espacio recorría, hasta que a lo lejos divisó una figura que caminaba por el mismo lugar, en su misma dirección. Los dos no cabrían si se encontraban, así que se planteó dar media vuelta, o curiosear. Evidentemente, curioseó.

Cuando se encontraron frente a frente, se dio cuenta de que él no solo era diferente por caminar sin planeta y en todo el firmamento. Él era diferente por sus ojos, por su rostro, sus manos, y su abrazo. No se dijeron nada, solo fue un impulso común.

El camino se ensanchó automáticamente, se miraron, y fueron capaces de caminar el uno al lado del otro. No tenían prisa, solo querían conocer, porque ya se querían. En ese círculo eterno, en esa posición privilegiada, con esa compañía. Para siempre... para siempre.


Comentarios

  1. Odio el principito... no se si te lo había dicho...
    He estado a punto de saltar al ver la entrada...

    Pero al final no me ha drefaudado.

    Huelo un nuevo aroma en tus textos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

A "Joven y Bonita"

Hoy y siempre, a ti