Para el aire.

Hoy es de esos días en los que comprendes que el viento sopla desde otra dirección, en los que el devenir se antoja sólido, pero liviano. Hoy es de esos días cuya mañana es fresca y reconfortante y el mediodía dora las sonrisas de los viejos. Hoy, de noche, no tendré miedo a la oscuridad y recorreré en sueños los infiernos que vio Dante, le guiñaré un ojo a Alonso Quijano desde la más profunda admiración y curiosearé el aspecto de Gregorio Samsa, por segunda vez. No me importa pasar ratos efímeros en compañía de los libros, porque efímero es aquel vacío de mente, que no es capaz de alcanzarlos. Hoy es de esos días en los que puedes proponerte de manera firme cumplir con lo que quieras, porque la vida será color arcoiris según pises ciertas baldosas,o no. Hoy es de esos días en los que, vaya, cómo decirlo... no sé. Tengo erizada la piel de la energía que anhelo invertir en futuro.

Comentarios

  1. "Tengo erizada la piel de la energía que anhelo invertir en futuro."

    Me gusta mucho lo que representa esta frase.
    Tienes un futuro tan maravilloso esperándote...
    =)


    PD. Soy Vanne,sí, esa que quiere encontrarse ya contigo y echarnos unos bailoteos. Jaja

    ResponderEliminar
  2. Ese aire...y no hay nada más, porque nada más hace falta para hacer todo lo que quieras.
    Que tengas muchos más días como estos, Noe.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"