D.

"Como dices tú: todo pasa por alguna razón."

Parto de mi realidad al asegurar que el Destino existe, de alguna manera. Es posible que no esté determinado que ahora mismo me pique detrás de la oreja, mientras que es posible que esté determinado que escriba esto. Quizá el resultado de este escrito no sea visible para mí, quizá sí lo sea para un nieto si alguna vez su abuelo le cuenta que lo leyó. Ante esta posibilidad, es entonces cuando afirmo: creo en el Efecto Mariposa.

Creo en el niño nacido en la Ciudad Sinnombre del País Oculto, que solo por el hecho de pertenecer a la Familia Occidentatis tendrá unos objetivos en la vida limitados por su marco social. Pero es más, creo en  un camino grueso, protegido por una cubierta cilíndrica permeable en cierta medida, compuesto por una serie infinita de ramificaciones que no pueden escapar de esa cubierta. Creo que si alguien no está destinado a ser padre no lo será. Creo que si alguien está destinado a hacer algo grande, lo hará. Creo en un cierto margen en el que quepa la casualidad, que sin embargo no sea sino un detalle cuya importancia no conocemos, consecuencia de haber elegido la ramificación más atractiva del camino. Creo que tú puedes decidir qué ser, pero no podrás ser aquello que no esté en el camino. Por muy diferente que sea lo que decidas hacer, nunca estará fuera de su carcasa. 

Así que sé lo que quieras ser, vive lo que quieras vivir, que todo tendrá una razón de existir.

Comentarios

  1. Está claro que todo sucede por un motivo, coherente o irracional. Pero el determinismo es un pensamiento con el que me llevo muy mal. Pensar que eres un tren sumido en un constante cambio de agujas manejado por la casualidad y la causalidad simultáneamente es para volverse loco.

    La libertad de decisión es la forma de salir de los raíles impuestos por la vida. Por suerte el ser humano posee intuición e ilusiones para luchar contra el destino. Por eso debemos recordar que podemos elegir nuestro modus vivendi en todo momento.

    El destino siempre está ahí, pero la vida es ante todo el camino. Las decisiones que tomas en él son las que determinan el destino, y eso no hay arquitecto que las planee.

    Da que pensar.

    El Borracho

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que es el destino el que te maneja a ti, la gracia está en que no lo podemos conocer de antemano y en la casualidad, que nos hace virar de vez en cuando (aunque a menudo no puedo evitar pensar que incluso ella también está incluida en el destino). Y es la explicación a que las cosas no siempre salen como queremos, para bien o para mal. Todo tien un por qué, solo que nosotros no estamos capacitados para saberlo todo.
    Desde luego si un jugador no se presenta al partido no puede jugar; si no luchamos ni deseamos no va a haber cancha para nada. Pero el destino está por encima de nosotros, por eso no lo podemos ver. Nos lleva donde él quiere.

    ResponderEliminar
  3. Creo que la casualidad es la parte divertida del Destino.

    Tururú!

    ResponderEliminar
  4. Se ha dicho que algo tan insignificante como el aleteo de una mariposa puede provocar un tifon al otro lado del mundo

    - Teoria del Caos -

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"