Máximas.

Quisiera entregar a sus oídos cada acorde de la más bella sinfonía, pero, perdóneme, no puedo si usted está dormida. Aun cuando oyera, no escucharía, y las palabras seguro quedarían vacías, vacías.[...] Las palabras que nacen del corazón deben anidar en la cabeza, solo si se convierten en idea y esa idea arraiga, volviéndose sueño, serán un día verdad.[...]Has de saber, compañero, que cada día que pasa es un día más cercano a tu muerte, y esto es un hecho que nunca podrás cambiar. Mas si duplicas cada día los segundos que disfrutas, tu vida será diez veces más larga.


Y es que cuánto siento que saber no implique siempre conocer. Los errores que cometemos los cometerán otros. La madre experiencia es madre del dolor.

Comentarios

  1. Y una y otra vez las vidas transcurren similares unas a otras. Pero somos nosotros quienes las hacemos distintas. Y estoy de acuerdo en que todo pasa por la cabeza, porque si no, ¿cómo transmitiríamos lo que sentimos?
    Buf, mucho me queda por aprender de ti y de tu forma de escribir. ¡Ánimo, bombilla, que has dejado esto muy solito en verano!

    ResponderEliminar
  2. Todavía queda tiempo para seguir descubriendo, Azul, sobre todo de tu aprecio. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pero la experiencia nos permite crecer, aunque sea a base de golpes.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"