Avellaneda,

Supongo que tienes razón. En realidad, sabemos y sé que la tienes. Siempre pensé que aquellos que tienen un sueño y lo esnifan intangible, esnifan aire. Me gustaría cumplir un sueño, ¿por qué no? Sabes que escribo esto para recordármelo de aquí a un tiempo.

Es curioso cómo nacen los sueños. Muchas veces nacen como sonrisas tímidas cuando la casualidad -ésa que no existe- se encuentra contigo, y te deja temblando. Muchas veces no nacen en ti y nacen en otros, y se confunden sus sueños con los tuyos propios. Pocas veces son sueños infantiles que acaban siendo realidad.

En mi caso, no puedo huir de mis sueños, al menos no eternamente. Al final, me atraparán, y quién sabe si mientras, habré vivido pesadillas.

Comentarios

  1. Pues lo has dicho exactamente. Muy bien. Así es. Sueños, pesadillas ¡Qué más da! La vida, siempre la vida, que se empeña en creer en cosas absurdas para fabricarnos una realidad. Y tú lo has dicho exactamente. La vida es como esos amores que cada día nos cruzamos viajando por la autopista a gran velocidad y que ni saben ni sabrán nunca de nuestra existencia, nuestra posibilidad y nuestra ternura, dejándonos en manos de una afortunadísima desdicha.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"