-

Todo se mueve rápido, veo sombras negras diáfanas. Huyo en un escenario que me resulta familiar, las calles, las plazas, es como si todo lo hubiera visto antes, y sin embargo, nunca he estado allí. Me cruzo con personas que conozco, que me hablan, que me dicen, a veces se repiten. Hay gente que no conozco. Parte de mi familia me espera lejos, al final. Se hace de día de repente y todos parecen más sombríos.

El paisaje tiene más de diez años. Nada cambia, todo es distinto y todo me agobia. Hay sonidos agudos que me perforan el cerebro. Hay mil manos tendidas y ninguna tiene rostro. Todo es rápido, veloz, inmediato, hay tiendas sin ropa, solo maniquíes, hay talleres sin coches, solo herramientas oxidadas. No huele a nada. Los pájaros no cantan.

Algo susurra silbando y lo inunda todo. Es una voz tan ronca que parece clara. Nada es lo que parece, subo las escaleras de escasa pendiente, son pasos inútiles, se acaban. ¿Me persiguen? Alguien canta, agudo, triste, jodido, una mierda. Me enfada. Salto y de repente estoy nadando en un mar oscuro sin luna. No me gusta la inmensidad y el vacío del mar, corro, llego a la orilla. Hay un niño de ojos negros sin iris que me habla.

Comentarios

  1. La expresión del sueño es tan buena...que si soñara dicho sueño, me acojonaría con el niño de ojos negros sin iris que me habla.
    Me bueno,Noe :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"