Vida.

Quédate en un bolsillo la sonrisa al dar un beso. Sonríe al mirar tus manos e imaginar las caricias de porcelana sincera. Amaga un sueño al pensar en sus ojos, siéntete seguro en los brazos del aire que siempre estuvieron contigo. Camina sobre el borde de la cama, abre la mano y estrecha la ternura. Descansa tu cabeza en el hombro de cada ilusión. Ama el hecho de haber amado, ama el deseo de volver a amar, exprime cada instante del tiempo que seas capaz de regalar. Susurra a los cuatro vientos el soplo de la esperanza. Huele el sonido de cada amanecer compartido con la vida. Cántale al deseo lujurias de cuerpos sagrados.

Comentarios

  1. ¡Buaaaaaaa!
    ¡Me encanta cómo describes la vida Noeeeee!
    ¡Me dan ganas de subirme a un acantilado para tirarme por él y echar a volar!
    Estoy a punto de llorar de la emoción.
    Creo que voy a empezar a hacerte peticiones: que me cuentes más cosas de ese tipo para hacer mientras pueda.

    ResponderEliminar
  2. "...exprime cada instante del tiempo que seas capaz de regalar..." Grandísima frase, me encanta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"