La estupidez humana.

Resulta común en el comportamiento humano el empleo de ciertos prejuicios, falacias y fábulas con el objetivo de sustentar una argumentación insustentable. Tomando este hecho como real, evidente, absolutamente ninguna afirmación que proceda de dichos hombres y mujeres debe considerarse de ninguna manera, como no debe considerarse la voz de un niño consentido que clama por un juguete nuevo que no supo apreciar hasta que le fue prohibido.

Ante esta situación, el consecuente, que en ningún momento tiene por válidas estas afirmaciones, tiene dos posibilidades, introducirse en un juego de reglas básicas y perfiles definidos que no es más que una diversión momentánea y frugal que el resto de jugadores recordarán como vital, o abogar por la ignorancia más implacable que no enseñará nada a los demás participantes.

Partiendo de la base de que la estupidez humana es el más común de los males que inunda el estómago de cualquier hombre o mujer, y dado que contra ella es inútil luchar porque solo los iluminados platónicos serán capaces de ondear la bandera de la coherencia, solo queda lamentarse por el destino de la raza humana o buscar en algún acorde un rayo de esperanza para aunar los esfuerzos de los iluminados.

Por el momento, no se debe perder la esperanza, por arduo que resulte, y mientras, siempre cabrán la sátira, la ironía o la ignorancia más certeras.

Comentarios

  1. Algo así dijo Pío Baroja: el problema no es que haya tontos, si no el tiempo que se pierde pensando en ellos.
    De todas formas, es en parte lo que resalta a los que esa estupidez más bien os escasea.
    Un saludo, bombilla humana.

    ResponderEliminar
  2. También dijo Einstein: "Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro." seguramente sea mi estupidez quien me haga dudarlo,pero desde luego leer un trazo así,estimula.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"