La Cueva.

Queda un canto de esperanza escrito a fuego en la piel inocente de un niño a salvo de la tiranía ancestral de sus mayores. Las palabras recorren los momentos vividos por cada ser que puebla la tierra, cada instante inmortalizado por una narración subjetiva que abre mil puertas a la imaginación y hará único cada segundo que te roben ésas, serenas. La lucha del perdido tendrá recompensa en la eternidad de un género que de por sí deja atrás los nobles sentimientos, trascenderá a los corazones del hombre con la simplicidad de un beso largo.

En un valle oculto entre calles de hormigón se conserva la pureza del agua no contaminada, que alimenta constante los sueños de los autores hasta que la furia lo engulla. Buscarán otro valle en el silencio de un iluminado que pierde la ilusión. La delicadeza de unos gestos infantiles entre el verde sobrio de la vegetación astur acompañan la sabiduría humana del criado entre animales. Pero queda un canto de esperanza escrito a fuego en la piel inocente de un niño a salvo de la tiranía ancestral de sus mayores. Queda un canto de esperanza, aún, y siempre.

Comentarios

  1. Ilusión, lucha y permanencia de lo genial que es algo tan sencillo como notar el viento en la cara, y tocar hierba con los dedos.
    Este finde he experimentado y visto como quedan en toda persona restos de siempre querer ser adolescencia o simple infancia.

    ResponderEliminar
  2. Y estoy segura de que bien los capturaste.

    ResponderEliminar
  3. En el segundo párafo ¿por qué la furia? Creo que hay cosas peores, como la envidia, de la cual imagino por lógica que han intentado que seas blanco.
    ¿Qué te hizo escribir esto?

    ResponderEliminar
  4. La furia del autor cuando ve su trabajo borrado. O quizá es la furia del mortal común cuando ve aquello que no puede comprender y lo destruye. Nunca me habías preguntado por qué, Azul, ¿a qué se debe el cambio?

    ResponderEliminar
  5. Tengo demonios a los que sigo dejando que me den la lata, y como eres una de las personas que me ayudan a verlos más pequeñitos me pregunto cuando te leo cómo lo haces. Aún no consigo escribir sin censuras, y creo que tú lo consigues (si recuerdas la "Absorción" de mi blog, fue para mí un triunfo; me dejó bastante tranquilo).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

Instrucciones de uso