Serás joven hasta el envejecer del corazón.

Beben nostalgia dulce las arrugas de la comisura de tus labios y el rabillo de tus ojos. La bella experiencia experimenta con una belleza de gustos particulares que aparecen con la edad, que guardan la presencia y la elegancia de un cuerpo menudo que ha visto los años pasar con ojo ávido de verdades y opaco a las mentiras. Tu pelo brilla de esa pureza que da el tiempo al haber manchado el corazón de sinceros dolores y alegrías nacidas desde una caridad transparente. Tus ojos son indescriptibles.  Físicamente, diría que son de un verde pardo, con el círculo claro al final del iris que entristece la edad. No soy capaz de ordenar las ideas que me gritan al oído qué me transmite tu mirar. Tus manos nudosas son finas y elegantes, trabajadas desde no recuerdas cuándo y tratadas del cariño de la familia. Tu luz ensombrece al niño que acaba de nacer, que llora asustado de ver el mal del mundo y se calma al verte aparecer. Qué decir de tu sonrisa. De tus hombros erguidos, de los pasos que has dado desde hace ocho y un años. De la admiración que te profeso. Qué decir si no tengo palabras.

ClotildeAlejandrina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"