trazos de segundos

La claridad de un arrullo
mece las manos pulidas
de una madre entregada al amor.
Suenan allá lejos trinos
de los que fueron y no son.
Como el niño que observa
con la curiosidad sembrada
inherente a la condición
de infante iluminado,
trasciende del dolor,
y las guerras, y los llantos.
Se elevan más allá
sus brazos ansiados por un pueblo.
La luz plena alcanza corazones
que intuyen su oportunidad,
real por encima de las palabras futuras,
generosa
en el paraíso del error humano
que precede, obligado,
a la ataraxia.

Comentarios

  1. Me traslada a un escenario con sensación de luchar por patriotismo, morir por algo así.

    ResponderEliminar
  2. Sigo pensando que lo más importante en nuestras vidas se manifiesta de las formas más breves, aun cuando sean cambios graduales, nos damos cuenta de ello en un segundo o poco más. Y cuando le pedimos una segunda experienca a la memoria, poco más que una inspiración dura. Ya sea por química (el cuerpo sufre la gran intensidad de emociones durante poco tiempo para no agotar toda su energía)o por espiritualidad (la cual pienso que algún componente químico tiene, y vicerversa).
    Matienes tu delicadeza,; me gusta el camino que continúas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

Instrucciones de uso