Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

Punto.

Como lo que queda cuando la lluvia no huele y el sol deja de quemar a Blancanieves, cuando las heridas sangran hacia dentro absorbiendo maldad y celos, heridas acabadas en la combustión silenciosa del corazón roto a tiempos desacompasados. Un recién nacido que no supo llorar, una bella alma por recompensar en la lista negra de un Satán que existe de veras y regala placeres vacíos a los reyes de este mundo. Así quedó el día que descubrí los monstruos del hombre, narrados mil veces más que sus dichas , imploradas las voces de los que vieron la luz antes, y a los que nadie nunca escuchó. Condenado a no aprender más por quedar inhábil, incapaz desde el despertar más amargo.
Un día todo fue majestuoso, vivo y sensible, y se quedó en un día para no ser presente más que en la mente del sencillo, que por serlo labró su gozo en las más básicas verdades, ganado su sitio con la ligereza del instinto que la naturaleza regaló, por cuestiones esas del destino sin caprichos.
Con las tardes largas que …

Variocolor.

- Mira, te voy a contar una cosa, F. Pero es un secreto ¿eh? No olvides que es un secreto.
- Vale, vale, tranqui, ya lo capto, me pongo serio.
- Verás, a lo largo de mi vida, me he encontrado muchas cosas, las he visto, oído, sentido, amado y odiado -sí, claro que las he odiado-. He encontrado muchas cosas que no me han gustado nada, y han sido muchas más ésas que las que sí me han gustado, y desde luego muchas menos las que he llegado a amar.
- Vamos, R., no me vendrás otra vez con el cuento de que la vida es una mierda, ya lo he escuchado demasiadas veces y no termina de gustarme la idea.
- Escucha, idiota. Como decía, son muchas menos las que he llegado a amar, en comparación con las que he llegado a odiar. Pero eso es porque siempre tuve miedo. Y cuánto más miedo tenía, mayor era la espiral de odio, frustración y rabias.
- Así que has sido un poco más común que el común de los mortales, ¿no?
- ¿Quieres escucharme, insolente, o no?
- Vale, cascarrabias.
- Pues eso, vivía en toda esa mierda…

Escríbelo, escúpelo, párelo.

Tengo en mente un gran objetivo, unas grandes redes laboriosas y no tanto, para dar a luz a aquello que siempre quise escribir. El escritor que defiende su obra como algo completamente no biográfico es un mentiroso del tres al cuarto. Y es que biográfico se relaciona con tu vida, y de tu vida forman parte hasta las historias que te cuentan, sin que tú tengas que vivirlas. Hace tiempo prometí a un amigo que para junio tendría esto terminado, y estamos a julio sin haberlo empezado. Joder con las promesas éstas de cumplir una labor sin obligación. Muchos trabajan por el favor de un superior, pero cuando el superior eres tú mismo estás bastante jodido sin un autorrespeto mayúsculo. Si te abandonas, te mezclas en esa vorágine despreciable que forman las almas sin corazón y los corazones sin almas, que, mira tú por dónde, acaban dominando el mundo plausible. Por lo menos yo tengo mi idea del mundo, y no, no es plausible. Me parece muy bien aquel que dice "creo solo lo que ven mis ojos&…

No puedo creerlo.

¡Había olvidado escribir!