Escríbelo, escúpelo, párelo.

Tengo en mente un gran objetivo, unas grandes redes laboriosas y no tanto, para dar a luz a aquello que siempre quise escribir. El escritor que defiende su obra como algo completamente no biográfico es un mentiroso del tres al cuarto. Y es que biográfico se relaciona con tu vida, y de tu vida forman parte hasta las historias que te cuentan, sin que tú tengas que vivirlas. Hace tiempo prometí a un amigo que para junio tendría esto terminado, y estamos a julio sin haberlo empezado. Joder con las promesas éstas de cumplir una labor sin obligación. Muchos trabajan por el favor de un superior, pero cuando el superior eres tú mismo estás bastante jodido sin un autorrespeto mayúsculo. Si te abandonas, te mezclas en esa vorágine despreciable que forman las almas sin corazón y los corazones sin almas, que, mira tú por dónde, acaban dominando el mundo plausible. Por lo menos yo tengo mi idea del mundo, y no, no es plausible. Me parece muy bien aquel que dice "creo solo lo que ven mis ojos". Bueno, un daltónico no creo que comparta tu opinión. La vida es un entretejer constante de algo o alguien allá arriba que se lo está pasando bomba, y tú verás si quieres pasarte la vida entera pegándote con él o con los de aquí abajo, yo no opto por pegarme ya con nadie. Me libero desde ahora de odios y desprecios arraigados muchos años hace, y huelo en el aire el frescor de tener la idea clave de una pasión y una botella, o una pistola por desenfundar. Tengo un camino claro, no me importa el resto. Me quedo y guardo muy adentro las lecciones aprendidas, para poder caminar con paso firme durante los próximos meses de arduo trabajo y escaso esplendor. Porque pensado está, y dicho queda. Con Dios.

Comentarios

  1. Con Dios! Y a la labor! Que de noches en vela se hizo el mundo, y de la demasiada queja, poco primor.

    ResponderEliminar
  2. Más vale tarde que nunca cuando se trata de promesas :) Me gustó tu entrada!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"