Punto.

Como lo que queda cuando la lluvia no huele y el sol deja de quemar a Blancanieves, cuando las heridas sangran hacia dentro absorbiendo maldad y celos, heridas acabadas en la combustión silenciosa del corazón roto a tiempos desacompasados. Un recién nacido que no supo llorar, una bella alma por recompensar en la lista negra de un Satán que existe de veras y regala placeres vacíos a los reyes de este mundo. Así quedó el día que descubrí los monstruos del hombre, narrados mil veces más que sus dichas , imploradas las voces de los que vieron la luz antes, y a los que nadie nunca escuchó. Condenado a no aprender más por quedar inhábil, incapaz desde el despertar más amargo.

Un día todo fue majestuoso, vivo y sensible, y se quedó en un día para no ser presente más que en la mente del sencillo, que por serlo labró su gozo en las más básicas verdades, ganado su sitio con la ligereza del instinto que la naturaleza regaló, por cuestiones esas del destino sin caprichos.

Con las tardes largas que jamás fueron mañana pasando inertes por mi vista alcanzo a respirar motas de oxígeno en el aire, que es lodo y ahoga un grito que no quiso nacer. Nadie pregunta nada, porque nadie quiere saber qué sufre el corazón iridiscente temiendo que el suyo se ilumine como aquel. Nadie busca cuentacuentos felices, huidos de la decadencia, de la amargura del autor muerto que aclama inconsciente al ave fénix que vuela en derredor. Y en estas tardes que no fueron mañana brilla el fuego de sus alas que llevan bordadas en hilo dorado su sueño, anhelado tantas noches y tan poco acompañado: la maldición incumplida en su piel de la infelicidad de los autores, de la incomprensión de sus amores y de la savia hecha letras que mana a borbotones. Y él vuela, porque conoce su destino, porque la determinación la vio en los ojos de su amada antes de caer.

Comentarios

  1. "narrados mil veces más que sus dichas ,"

    "Condenado a no aprender más por quedar inhábil, incapaz desde el despertar más amargo."

    Que bueno,ya de costumbre.
    En trazos así es fácil creer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

Instrucciones de uso