Variocolor.

- Mira, te voy a contar una cosa, F. Pero es un secreto ¿eh? No olvides que es un secreto.
- Vale, vale, tranqui, ya lo capto, me pongo serio.
- Verás, a lo largo de mi vida, me he encontrado muchas cosas, las he visto, oído, sentido, amado y odiado -sí, claro que las he odiado-. He encontrado muchas cosas que no me han gustado nada, y han sido muchas más ésas que las que sí me han gustado, y desde luego muchas menos las que he llegado a amar.
- Vamos, R., no me vendrás otra vez con el cuento de que la vida es una mierda, ya lo he escuchado demasiadas veces y no termina de gustarme la idea.
- Escucha, idiota. Como decía, son muchas menos las que he llegado a amar, en comparación con las que he llegado a odiar. Pero eso es porque siempre tuve miedo. Y cuánto más miedo tenía, mayor era la espiral de odio, frustración y rabias.
- Así que has sido un poco más común que el común de los mortales, ¿no?
- ¿Quieres escucharme, insolente, o no?
- Vale, cascarrabias.
- Pues eso, vivía en toda esa mierda que olía cien kilómetros a la redonda, hasta que un día me di cuenta de todo, y morí.
- ¿Moriste? ¡Venga ya! Pero si estás aquí, vivito y coleando.
- Sí, morí. Bueno, mejor dicho, murió el viejo yo. En ese preciso momento en que el viejo yo moría, el nuevo yo perdonaba a todos y todas los que un día me hicieron daño, o los que lo intentaron con pancartas o susurros.
- Oh, qué bonito.
- ¿Sabes? Sigo hablándote porque soy un nuevo yo, el viejo yo te hubiera partido la cara y te hubiera despreciado por ser un ignorante impertinente, pero ¡eh! aquí está el nuevo yo, que, simplemente, se retira a otros menesteres.
- ¿Otros menesteres? Venga, no te enfades, solo te estaba tomando el pelo.
- Eh, sí, bueno, lo siento. Tengo que contarle esta historia a mi nieto de tres años.

Comentarios

  1. R será de los que piensan que dos monólogos no constituyen un diálogo y F de los que saben hablar, pero nunca cuando. ¡¡Que bueno!! Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  2. Agraciado diálogo para la víspera de tu aniversario.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Anónimo(s). Una delicia compartirlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"