Al menos una vez.

Se mueve y baila, ni erótica ni sexual, puro vicio sucio. Corteja en instintos vanos, ni delicada ni elegante, en busca de un alpha que comparta con ella su noche de histerias, al menos una vez. Busca la medalla estándar inherente a la existencia del cuerpo, sin méritos ni entregas salvo sus piernas abiertas. Humilla toda ella la grandeza femenina y no por su cama, sino por la mente vacía, formada y conforme. Qué lástima que proclame la ignorancia, y la falta de valores y conciencia. Al menos ella queda obviada bajo la figura real de la mujer, pena de delirios de grandeza a ras de suelo.

No hay mucho más analizando la simpleza. Ni obviando lo sexual quedaría mucho más: materia, forma y nulo contenido. Un florero más que nunca quiso serlo allá por la infancia cuando los niños se equiparan y eligen sus caminos. Siento que pululen y no piensen ni sepan creer ni querer, quizá si leyeran al menos una vez lo que hay que leer al menos una vez, quizá y solo quizá despertarían. Pero ya es tarde para ellas, y por supuesto, para ellos. Ellos que se dejan y malvenden, impulso natural de supervivencia y la lucha por ser fuerte. Ritual místico de hormonas y predisposición, ¡qué más dará por una noche, si es fácil y no cuesta! (Y algunos lo llevan tatuado su vida siempre como lema). No hay fondo en ninguno de estos sacos, que quedan planos. Pobres, que olvidan que por genética no se implica una parte sino ambas, y que distintas especies no tienen descendencia. Y yo pienso y medito, si no sería Darwin quien dijo primero aquello de: "Dios los cría...".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

A "Joven y Bonita"

Hoy y siempre, a ti