Conversaciones de bar.

- No, no, no, no, chica, no tienes razón. [...] Ay pero por Dios, ¿cómo se te ocurre? ¡Qué va a pensar de mí! [...] Oye, oye que a mí no me gusta para nada. [...] ¿Tú crees? [...] Pues sí, la falda de tubo y la camisa gris, y mis zapatos favoritos. [...] Jo, ¡cómo me conoces! [...] A ver, pero explícamelo otra vez. [...] ¡Ay! Pues igual tienes razón, me parece increíble... Estoy que no me lo creo. [...] Oye cállate que llevo las lentillas, no creo que se le ocurra nada de eso al verme. [...] Bueno, vale, pesada, pero para una vez que voy a ligar yo... [...] Sí, para una vez, lista. [...] Oye, oye, que la última fuiste tú. [...] Ah, pues es cierto. Bueno, da igual. [...] Que escucha, tráeme las pinzas que estoy muy nerviosa que no me ha dado tiempo a... [...] Pero bueno, ¡y qué pasa si mojo! [...] De verdad, qué mala es la envidia. [...] No te enfades mujer, que yo te quiero igual, ya sabes, no vamos a dejar de ser amigas nunca. [...] Ay, ¡sí, por favor! [...] Qué bien, qué bien. [...] No, del ascenso no quiero hablar, que no me lo dieron, y hay que quitarse las penas [...] Pero cuéntamelo otra vez...
- ¿Lo de siempre?
- Espera [...] Sí, y por dos. Esta vez, cuatro tequilas. [...] El camarero, chica, que no me deja ni hablar por teléfono.
Y él dado la vuelta contesta algo que a ella no le importa, y que es verdad.
- Otro florero más que sale a dar calabazas esta noche.
Y ella duerme sola, y él con una buena mujer que acompaña sus madrugadas desde hace años. Y luego, la vida es injusta, ¿verdad?

Comentarios

  1. No quieres que proclame la injusticia. ¿Qué pretendes, que se delate?
    Pobre Florero, voy a levantarle el ánimo con un trago.

    ResponderEliminar
  2. Y más ánimos levantará ella entonces, seguro!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta. No hay más palabras... :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"