A ti.

No sé qué haré si tú te marchas. Tiemblo por pensar que de aquí a la muerte del verano, no estaré yo cerca para acudir en tus desvelos. No sé si seguiría viviendo aquí, a una hora en kilómetros, y viviendo. Rabia, furia, odio por la vida que por ser vida te llevará de aquí y yo recordaré además de tu presencia cómo la edad y la vejez te tambalean, y sé que si alguna vez sabes de esto es porque me lo oyes leer a mis hijos, y a mis padres,  y a mi todo, y no porque sea nunca capaz de pensar que te lo diré hoy, frágil, y perdida, y nebulosa. Hablo de mí. Sé que al menos, y no es consuelo, has vivido y luchado por todo aquello que la vida ha decidido que es digno, de la mano serena del mejor de los compañeros, marido, amor, idea del poeta, ¡quién pudiera, qué fortuna…!

En la patria que me vio abrir los ojos, y fuera, y no tan lejos, a caballo entre el cielo encapotado y el verde de la cueva y las madreñas y su melodía al amanecer la mañana aún adormilada. No soportaría la lejanía en tus últimos alientos, obtusa de pensar que quizá no fui suficiente y capaz de hacer honor a tu herencia, a tu esperanza, al sudor de tu frente en las lágrimas de noches duras y eternas. Eres tú lo que recuerdo, apenas medio metro arriba del suelo, en una casa vieja y en mi tierra joven, tu ceño fruncido y verme dormir en la misma habitación. De mirada elevada, metro cincuenta de nervio y energía, enfermera hasta mucho después del tiempo que te ha correspondido, oyente, directora, pilar, fuerza. Guardo tu colonia en el fondo de mis secretos, porque sé que así volverá la idea si alguna vez se esconde entre los lloros y mis nadas. Quédate conmigo, y dime que pocas cosas hago bien, y que más me valdría rezar de vez en cuando. Porque pudieras decírmelo siempre daría mis manos y todo lo que me sea permitido escribir en los años que me restan, y no hay nada más grande que pueda ofrecer, casi y todo: es vender mi alma. Porque tú te quedes. Por alterar la Naturaleza, el desafío de una llama que apenas se consume en la inmensidad que es el trazo de tu experiencia, ¡qué osado! Y tú me dirías: “Mira al suelo, que lo que quiera el Señor ha de ser, nos guste o no. Haz examen de conciencia, y ven conmigo y canta. Y disfruta la vida, que es corta, y una.” Yo no sé qué haré si tú te marchas, pero una cosa es clara: será tu esencia la que más admire en mis diecinueve años de existencia.

Comentarios

  1. El respeto que demuestras a la persona que citas, es admirable. Consideración, sencillez, experiencia, fortaleza, ternura, es lo que te hace ver a tus 19 años de la mujer que marcará una época de tu vida, pero quedará por siempre ahí, en tu corazón.
    Tengo que decir, que me ha emocionado tú sensibilidad al igual que tantos sentimientos expresados por alguien que en verdad fue, es y será el pilar de una generación.

    Trasguyo

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabe esta persona lo que sientes por ella?
    ¿Conoce estos dos escritos que hicíste hacia ella?

    Trasguyo

    ResponderEliminar
  3. No sé si lo sabe, y no, no los ha leído. Es mi abuela.

    ResponderEliminar
  4. Yo ceo que sí lo sabe. Una persona que es capaz de plasmar lo que dices, dificilmente oculta sus sentimientos. Voy a ir más alla, ¿sabes quién soy?

    ResponderEliminar
  5. Sí, ¿sabes cuál de ellos?

    Trasguyo

    ResponderEliminar
  6. Como veo que tienes una cuenta de TWITTER, te recomiendo que cambies la contraseña, por lo menos que sea de 10 caracteres, con mayúsculas, minúsculas, números y caracteres de símbolos, será más dificil para que te la descifren. Te comento esto porque unos Hackers han puesto en Internet más de 55.000 Usuarios y contraseñas de TWITTER, te paso la página que las tiene:

    http://www.airdemon.net/hacker107.html

    Aunque llevo muchos años sin verte, cuando vengas a Asturias desearía veros a tí y a tu hermano, además de tus Padres, tu Madre ya lo sabe.

    Espero que sigas adelante con tus pensamientos, inquietudes, deseos y puedas demostrar, toda tu fuerza e ilusión, por conseguir aquello que más aprecies.
    Por todo lo que he leido de tí hasta ahora, entras mucho en el campo de la Filosofía, por como argumentas y entrelazas las ideas ¿es así?, porque a mí, aunque no aproveché el tiempo en su debido momento, la Filosofía en sí y la Lógica, como parte de ella, me encantaba.

    Te quiere tu tio José.

    Trasguyo

    ResponderEliminar
  7. Bueno, a tu abuela ya le han enseñado lo que le has escrito y, se ha emocionado. Ella ya sabía de tú sentir, porque se lo tienes demostrado, palabras textuales y su querer hacia tí es muy grande.

    Por otro lado, puedo entender el "SILENCIO", la NADA, el VACIO.

    Trasguyo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

Instrucciones de uso