Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

Batallas.

Franca desnudez la de tus brazos fríos y serena destrucción la de tu espalda blanca. Tanto, como fiel a la locura tu alma desatada. Dijiste bella y admiraste fugaz, y escribiste y teorizaste sobre la razón de tu implosión, invisible a los sentidos. De noche y aguaceros llegaste brillando la armadura de amazona, y de día y sol radiante aún ahumada marcha tu valía, sin zurrón ni carcaj que atesoren la experiencia. Tu silueta, desdibujada en tus andares, arrastra los gritos y llantos de una guerra sin principio ni final, manchando de sal y fuego tu corazón quemado y roto, enturbiando más aún la débil voz del recital. Hasta los templos cerrarán las puertas a tu paso y los mercados y los gatos y los perros se esconderán temblando; las madres protegerán con su cuerpo el de los niños y buscarán la oscuridad intermitente en la luz de la ventana. Sobrevivirás al disparo a quemarropa y a su cicatriz recordando en el proceso la disyuntiva en la traición, sin suspiros ni perdones a tus manos. Llo…

Cada septiembre emocional.

- Podemos hablar del tiempo, si tú quieres. Podemos hablar de la mirada de aquel niño, o de tu primera sonrisa a escondidas. Podemos hablar de por qué no volveré a escribir y tú no volverás a cantar, o de por qué tan cómodos en la sinrazón de la rutina hemos dejado de sentir. Verás, han sido los años y la amargura de no poder amarte lo que me hizo un día despertar del autoengaño. Quise más que nada olvidar aquel día que olías a un perfume que no era el mío, intenté que los besos fueran sinceros pero me mentí y me encontré muchas veces cobarde en los brazos de cualquier otra mujer con la que no había nada más que el pacto del momento y la despreocupación. Tenías razón, ya no íbamos a ningún sitio porque siempre eran los mismos, pero, joder, podías haberme dicho que tu corazón ya no me amaba porque ama lo que fui. Si lo hubieras hecho te habría dicho la verdad, una sola verdad después de tantos años. No eres, no somos, no queda nada ya. - Te quiero.
- Te quise.