Metas.

"Dicen que abandonamos nuestros sueños por miedo a poder fracasar, o, peor aún, por miedo a poder triunfar."
Arma Blanca, Corazón y Mente.

De vez en cuando, nunca está de más echar la vista atrás para comprobar en qué momento perdimos el sendero correcto, si es que lo encontramos alguna vez. La carga, cuanto más liviana, más lejos te permite llegar. Siempre y cuando tengas claro cuál es el Destino que te espera. Siempre y cuando sepas cómo caminar.

Comentarios

  1. A mi siempre me asoma la duda de cuál es el camino correcto.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. A las personas con poca iniciativa les ocurre lo que expones en la Cita.

    Por otro lado, el sendero de la vida es el que nos marcamos cada uno en función de numerosas direcciones que nos encontramos a través de ella. No es nada fácil recorrerlo sin salirse de él por algún motivo, lo positivo es volver a recuperar el sendero y, este deliz, nos sirva como experiencia para llegar a nuestro destino con más sosiego y tranquilidad.
    Las cargas, son diversas, dependiendo del sendero que uno coja, lo importante es tener la conciencia tranquila a la hora de ir por uno u otro. El ser humano tiene la capacidad de valorar lo bueno y lo malo, el dilema es si tenemos el sentido común bien desarrollado para elegir aquél que mejor nos conviene. Existen muchos desvios que hay que esquivar y, en muchas ocasiones difíciles de controlar. Esto es lo mismo que si uno va a la montaña por un sendero a un determinado lugar y, de repente se mete la niebla, probablemente nos salgamos del sendero marcado y nos perdamos y, acabemos en un lugar desconocido, al igual pasa en el sendero de la vida, cada cual se lo puede complicar o no y, el corregir dicen que es de sabios, por eso nos merecemos las valoraciones de los demás.

    ResponderEliminar
  3. Lo peor es no tener un destino al que llegar, vagar.

    Un saludo Noe.

    ResponderEliminar
  4. Ainhoa, cuánto tiempo ! Me alegra ver que sigues pasándote por aquí.

    Trasguyo, ¿es tanto la habilidad de que dispongas como la intensidad con que dispongas de la misma? No es tener iniciativa, es aplicarla. Hay gente con iniciativa que de vez en cuando encuentra trabas, o cuya circunstancia los limita, y sin embargo siguen teniendo la capacidad. Muchas veces, esas son las cargas. La relatividad de lo que es bueno o malo depende de la circunstancia también, la elección de un camino u otro responde más a menudo al beneficio que nos pueda reportar, antes que al sentido común. Otra cosa es lo que presumiblemente, debería ser. Estoy de acuerdo en que llegarán momentos de confusión y hastío, como ya los ha habido, y que el fracaso es tan inherente a nuestra condición como el egoísmo. De nuevo, otra cosa es lo que debería ser.

    Corne, ¿seguirás leyéndome en septiembre? Sí, lo peor es no saber qué ser.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  5. Corner, yo no veo tan malo el vagar, porque a veces el destino mismo puede ser ese, y digo que no es tan malo porque nada se puede hacer contra él (salvo lo que tengamos de nuestra mano, pero la dirección seguirá siendo la misma sin nosotros saberlo. Ahí encuentro tranquilidad). De ahí que a veces nos perdamos en la niebla que dice Trasguyo, pero puede que nuestro sendero siga por esta (coincido con él, eso sí, en que los desvíos pueden hacernos más fuertes y dudar menos en el camino a tomar).
    De acuerdo contigo, Noe, en que hay gente que tiene sentido común de sobra, pero que a veces no lo quiere utilizar por varios motivos (diversión, inercia, personalidad...).

    ResponderEliminar
  6. Doy por hecho que en la propia iniciativa va implícita su aplicación al igual que la tenacidad, sin estas dos condiciones, de nada vale la iniciativa y evidentemente entraríamos en el miedo al fracaso.
    Lo bueno y lo malo es muy relativo, evidentemente, también la elección del camino a seguir. Todo depende del interés que uno le ponga en esta vida, pero el sentido común, es un elemento fundamental para llegar a buen puerto o llámese destino.
    Siempre hay un destino al que se llega, pero vagar, es una situación de pérdida, indefinición, un sin sentido, un estado catatónico, que no reporta nada, más bien es una aplicación metafórica de aquél que va de destino en destino, es decir, un culo inquieto que no sabe en qué destino quedarse y, esto puede ser debido a la falta de madurez.

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto que te seguiré leyendo Noe.

    Azul, estoy contigo en que vagar puede llegar a reconfortar, pero creo que necesitamos una meta. En el fondo necesitamos (hablo desde mi punto de vista) saber que llegaremos a algún lado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Igual fuí muy categórico en las connotaciones sobre "vagar", pero creo que vagar, es un acto, dentro del camino a seguir, ¿que puede producir tranquilidad?, más bien, considero que inestabilidad, a no ser, que el conformismo sea tal, que realmente uno se pueda sentir agusto en ese estado. Si es así, no tengo nada que decir. Cada uno analiza las cosas, desde la perspectiva de su propia experiencia y su análisis puede variar en función de la misma.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. ¡Y tanto que puede variar el análisis!De hecho me ha ocurrido con todos vosotros que estoy de acuerdo con algunas cosas pero no en otras, como supongo que ocurrirá conmigo. Todos en parte tenemos razón, pero siempre queda alguna posición por descubrir.
    ¡Noe, escribe más, que creas debate!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

La pérdida

A "Joven y Bonita"