Supuestos de tres.

Llegado el momento, no hubo más opción que la neutra apatía del que sufre la mayor tormenta interna, previa a una debacle o a la felicidad absoluta. Para ser exactos, la máscara gris de gesto inapreciable guardaba de noche las lágrimas más ácidas y, de día, el peor de los gozos en brazos de otros. Digamos que para él no era objeto de deseo dicha situación, ni de recomendación a amigos y enemigos de cualquier tipo, fuera cual fuera la razón del lazo de unión entre su gente, y la de otros. Mientras entrenaba su equilibrio para no perder el juicio -en cantidad aceptable, pues ya lo había perdido- se dedicaba a escuchar y aconsejar sin reflexionar verdaderamente sobre el impacto de sus acciones, lo cual convirtió aquel triángulo, como era de esperar, en su condena, la de los vértices, la de la triple dirección. La que debe ser una y doble, y nunca lo es, mal que nos pese. Nadie sabía bien ni intuía mejor el final de aquella historia. El abatimiento y el amor se daban la mano en todas las partes y en todas sus extensiones sin encontrar ellos el centro, ni la decisión correcta, ni la fácil, ni la útil.

Todo acabó como suelen acabar estas cosas. En dispersión, en rencor, en rabia y en dolor. Al menos así lo recuerda él, y ella, y ella también. Puede ser que algún día uno de ellos recapacite y antes de perder, decida ganar, puesto que este final es solo un supuesto. Y, como todos los supuestos, no ha ocurrido, pero, ¿quién sabe?

Comentarios

  1. Si ya es difícil acabar bien con una persona, da miedo la idea de tener a dos, y que dos te tengan a ti en común. Hasta en las peores películas, tengan el género que tengan, estas cosas suelen acabar MAL (el único trío que recuerdo que me agradó fue en "Vicky Cristina Barcelona" de Woody Allen, es comedia romántica, y también tuvo su momento de disolución).
    Aunque no creo que necesariamente esto del amor tenga que ser cosa de dos para que acabe bien.

    ResponderEliminar
  2. Se superponen los CELOS a la CONFIANZA es lo que sucede en este supuesto. El AMOR se puede acabar desintegrando por no respetar al otro, si es que merece su respeto, sino, se toma las de Villadiego o se lucha por ella, siempre y cuando pese más el SENTIMIENTO que los CELOS.
    Otro tema es que ELLA sea DUAL. Aquí depende de ELLOS, de lo que quieran aceptar.
    También puede ser que ELLA no sepa bien a quién dirigirse, aquí es donde cada uno debe dar lo suyo, es decir, luchar por ELLA, cada uno con sus armas.
    De todas formas, este supuesto que planteas, existe en la realidad y, en las tres situaciones que expongo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Azul,

    Quizá tienes razón y esas relaciones de a tres puedan existir pero, ¿con el mismo tipo de amor, crees? La manera de amar será distinta, porque son distintas las personas amadas y tarde o temprano, una relación prevalecerá sobre la otra, si el triángulo incluye amor entre las tres partes: una relación de tres. Si la relación entre ellos fuera de amor hacia él por parte de ellas, y de amistad entre ellas, consentida y aceptada, tampoco creo que a la larga pudiera acabar bien.



    Trasguyo,

    No hay celos aquí, simplemente una indecisión constante que es la raíz del sufrimiento de todos. Discrepo contigo en cuanto a si el "otro" merece o no el respeto del "uno": cualquier persona que ama por amar, respeta al otro y por amar debe ser respetado; si en la práctica no es así, no cabe llamarlo amor. Cuando aparecen los celos el amor hace tiempo que dejó de serlo y se convirtió en posesión, lo que condena la relación al fracaso.

    No hay dos hombres, sino dos mujeres, y un hombre que sufre en primera persona la tortura de amar sin saber tomar la decisión correcta. Y sí, existe en la realidad, pero no estos tres supuestos sino tantos como relaciones hay, porque cada relación entre dos personas es única, con una única identidad.

    ResponderEliminar
  4. Bien, el respeto prevalece sobre cualquier cosa, tienes razón.

    Por otro lado, según tu exposición, son dos mujeres y un hombre, pues bien, nunca llegará a buen puerto, aunque haya complicidad entre ellas. Al final, siempre destacará una de ellas sobre la otra o bien él, tendrá una prevalencia sobre una de ellas y al final se acabará rompiendo el trio, a no ser, que sea una mera ralación sexual perpetuada por los tres, sin mediar el amor, sino, el deseo simplemente.

    ResponderEliminar
  5. Puede que por eso me gusten las historias de tríos, por su mayor dificultad y por ser más atípico, y por eso encuentro más interesante que puedan acabar bien tres personas que dos. De cara (sin pensar en el "final") a mí me suena más divertido.

    ResponderEliminar
  6. Puede que por eso me suene más divertido, por su mayor dificultad y por ser más atípico. Me gustan las historias de tres, es más probable el enredo, y adedmás bidireccional.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

A "Joven y Bonita"

Hoy y siempre, a ti