Puntos suspensivos.

Busco una señal. Un adiós de tarde fría, un abrigo también frío. Imaginé ser yo en vez de ella, deseé ser otra en vez de yo. Repasé uno a uno los recuerdos. Pensé haber curado la ira pero no, no estabas allí. Tengo muchas cosas que decirte, aunque no quede nada por decir. Quizá lo peor sea que el tiempo aplasta los días y quizá, solo quizá, no te las diga. Entre temblores de manos.

Comentarios

  1. Expresa mucho en pocas líneas. Y sin resultar tan dramático que nadie pueda alcanzarlo, sino que es cercano, terriblemente cercano.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Zazish, es una pena que además de cercano, sea continuo, tan continuo que casi sea eterno...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

A "Joven y Bonita"

Hoy y siempre, a ti