Desamor de la risa.


Así que le has quitado el sonido a la risa.
Has marcado un silencio con tu pincel preferido,
y te has ido con un gesto tranquilo
y mentiroso.
Vaya con el valor del truhán.
Me gusta esa revolución tuya
tan convencida como convincente,
es decir, 
prosaica.
Te queda muy bien
con los tirantes verde sinvergonzonería.
Lo que es una lástima es
que tu camisa de cuadros
no hace honor a tu falsa modestia,
cuando sabes que no sangrarás más
por más estocadas que recibas.
Esos ojos lastimeros...
son tu mejor baza, sin duda.
Qué interesante tu andar independiente.
Vete allá,
tan lejos como quieres presentarte,
y llévate lo robado.
Total,
es sólo mi risa
la que quiero recordarme.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

A "Joven y Bonita"

Hoy y siempre, a ti