Poema a nosotros.


Quiero gritar lo que nunca me atreví a confesar,
si con eso consigo cambiar el mundo.
Quiero mañanas oscuras y noches luceros
para no enfrentar la realidad de que hemos muerto.
Quiero amor y pasión sin objeto,
¡simplemente amor y pasión!
Amor y amar... 
amar no ha sido más que en la ruptura.
Pero, por alguna razón,
yo me obceco,
y tú te desnudas,
y se me olvida la rabia,
y se me engancha la risa.
¿Por qué? Me pregunta mi yo.
Otro de mis yo, que eres tú, le contesta:
Quizá el Destino se enfadaba
al vernos a nosotros escapar de su influencia,
condenados por los hilos del odio,
alimentados por la droga del sexo.
Quizá Él, 
que nunca pudo ser nosotros,
deseó tanto nuestra muerte
que no pudimos hacer nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

La pérdida

A "Joven y Bonita"