Pentálogo.


Regla número uno:
Nadie vale más que una idea noble.
Regla número dos:
Si has de ensuciarte de tinta, que sea en el arte de hacerlo.
Regla número tres:
Todo pasa. El tiempo escapa. La vida muere. Y no eres nada.
Corolario:
Extenúate de todo.
Regla número cuatro:
No habrá paz para los lúcidos.
Regla número cinco:
El placer será al dolor lo que el silencio a la escritura.
Sin viceversa.
Sin perdón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"