Esencialmente básicos.


Vivo entre discursos de éxtasis y frenesí, como vivo entre la mayor miseria humana que cabe concebir. Allá veo el brillo de unos ojos que aman, como veo el de unos que lloran la pérdida irrecuperable e incompartible que es la muerte, que es el fin. Mientras a unos les basta, a otros les sobra por doquier, y éso sólo en función del momento de su vida en que sean espiados. Por alguna razón, alguien encontró belleza en lo volátil del presente. Por lo mismo, alguien encontró belleza en sesgar la vida de otro con la sangre del muerto salpicándole el paladar. Quizá por lo mismo encuentra valor el fotógrafo para dibujar una historia sin mediar, por lo mismo que él se deja atar las muñecas y se abandona a ser dominado por ella.

Porque somos animales, esencialmente básicos. Obcecados en considerarnos complejos, en inventarnos un sino, o una trascendencia, o todo a la vez. Pero, no se confundan. Somos miseria y traición como somos ensayo y error, y más vicio que virtud. Más frágiles que atemporales. Esencialmente humanos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

A "Joven y Bonita"

Hoy y siempre, a ti