Erotismo psíquico

¿Alguna vez te has sentido bajo el yugo del deseo más irracional? Cuánto te envidio. Los afortunados que han sido dominados por su estómago son doblemente dichosos, para ellos han sido guardadas las más apetecibles mieles, las curvas más perfectas, la sangre más vívida bajo las uñas descubridoras de la piel. Embebidos de fervor, incapaces de medir los gestos, absorbidos por el único impulso de placer más inmediato en dosis de entrega consumiéndose una y otra vez, de la concesión más absoluta, del único dolor que merece ser vivido. La compañía, la dominación, la entrega y el frenesí en una sinfonía de sabor y deleite, acompañando los dientes que persiguen los ángulos inverosímiles a los que obliga la lujuria.

Quienes se desnudan frente a la pulsión, aunque por un instante sea, son doblemente dichosos: beben del momento, y beben del recuerdo de esa sensación inenarrable. Dioses por un segundo, elevados a la condición de inmortales extasiados.

"En el dulce despertar del erotismo psíquico."

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

La pérdida

A "Joven y Bonita"