Consejos de edades viejas

Tranquilo, pequeño, las cosas van saliendo bien.

Tú, si alguna vez te pierdes, busca dentro. Y si no te encuentras, abre los ojos más que nunca para buscar más allá de lo que consideres fuera. Los sentidos nos engañan tantas veces... Y a menudo, también nos confundimos. Pues no me sentí yo confundido nunca con tantas idas y venidas, tanto amanecer y tanto atardecer en tierras diferentes... Hasta que aprendí, como tú ahora, que no hay más polvo importante que el del camino que ahora andas. El resto que fue, ya ¿qué más da? Y del que viene, ¡ah! Ése es el más divertido, el más emocionante, tú no dejes de curiosear. Y no dejes de hablarte. Háblate. Y duda. Pregúntate. Y abraza, y besa ¡y goza! Fascínate. Regala cariño, manténte honesto, restaura tu honor si alguna vez te atrapan y tienes que tragártelo, yo tuve que hacerlo al menos tres veces. Deja para otros sus asuntos, acaricia y entrégate a la lumbre y a las mantas en invierno, que de sudar se encargará tu cuerpo. Esfuérzate siempre, pero sólo por lo que debe ser hecho y por lo que de verdad te haga reír a carcajadas. No te obsesiones con mala mujer que te haga preso y sumiso, no acabes como yo. Y, algo que no debes olvidar: no permitas a los malos hombres disfrutar de tu amistad. La amistad es sólo para los que la prueban con sangre.

Tú, si alguna vez te pierdes, busca dentro. Aquí arriba, pequeño, las cosas van saliendo bien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

A "Joven y Bonita"

Hoy y siempre, a ti