Agosto

Ha desaparecido un hombre. Y, ahora, otro.
Ha nacido un niño. Y, ahora, otro.
Mueren, nacen, aman, se van, traicionan. 
Crean, se miran, sudan, sonríen.

El pavor, ¿es culpa del hombre o del poder?
El sueño, ¿de quién o qué es culpa el sueño?
Por qué, quiero saber el por qué de la fe en la crueldad de los hombres.
Quiero saber el por qué de odiar el revés de la suerte, el por qué del caos que anuncia el manso estanque.
Aceptamos las respuestas porque nos resignamos a su verdad, olvidando que las grandes preguntas jamás tendrán respuesta.

He recordado tu olor.
Y aquí estoy, sin saber (si) honrarlo.
Ningún sonido me recuerda a ti.
Aún.
Veo el viento volar en las hojas, y organizar una fiesta de fin de verano.
Eres el anfitrión y el invitado estrella al que nadie quiere saludar.
Agosto muere, como nosotros.
Agosto muere, como morimos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

La pérdida

A "Joven y Bonita"