Aniversario

Desnuda y desarmada ante la ambición en tus ojos,
orgullo herido de aspiración y hastío
llegas desde el recóndito lugar desde el que el bosque respira
y vuelve a madrugar la noche,
y se vuelven los relámpagos invertidos de furia,
y la lluvia embarrada de cuentos y terror y voces nítidas.
¡Sostengamos nosotros la fuente de los truenos!
Los lamentos nos llevarán a la lluvia que hará olvidar el hastío del temor
allá en el horizonte.
Allá en el horizonte un renacer nuevo
escondido de fuego y fénix,
limpio y sentido de invierno,
tranquilo, sereno, olvido.
Allá en el horizonte reposan tus brazos semidormidos 
y se espesa esta niebla gris por el destino de este camino que aguarda,
que dolerá y abrirá la espalda.
Ese camino que nos hará eternos,
vívidos,
amantes y,
tras la muerte,
ruido.
Y tras la vida...
zarzas de luciérnagas iluminadas a cada rato,
tras la noche y... tras la vida...
Caminos, aves, peces,
y senderos que llevan al árbol viejo y alto.



Jorge Pascual (Jorge Carbalho), Noemí Carro

Comentarios

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

Instrucciones de uso