Re-cordar

Qué miedo das después de tanto tiempo. La pantalla en blanco, interfaz minimalista rellena de malicia. Siempre es bonito vivir honestamente, lo que no es tan bonito es vivir en la verdad. O fácil. ¿Crees que no te vi escondido detrás de cada árbol? Por supuesto que no lo entendí. Nunca se me dio bien jugar al gato y al ratón, mucho menos ser el perro. Lo que aprendí de memoria es tu brazo derecho.

Nos han cambiado los años. No es que esté yo en posición de decidir cuánto, claro. Total, la imagen que tengo de ti suena más a reciente que a antigua. ¿Has tenido tanto miedo como yo? Quizá me lo cuentes algún día. Aquí tienes las páginas que he sangrado a mano durante este tiempo: nadie las ha leído aún. Yo no miento. No miento -casi- nunca, no iba a empezar ahora. Bueno, no miento a otros. A mí, cada hora. Háblame de ti. Aún huele a humedad, parece que lleva lloviendo toda la tarde. Ahora que anochece, háblame de ti. De la lealtad selectiva que profesas. Del orgullo, del valor, del amor de un hombre a lo que no conoce y desespera. Del corazón henchido por la satisfacción de haberse rebelado contra la vida, y estar triunfando. Aunque queden infinitos caminos por delante, múltiples triunfos y fracasos al acecho. Háblame, cuéntame, descúbrete, deja que te haga las preguntas adecuadas.

Claro que me asusta, pero no importa.
Mejor respeto que miedo, mejor el hacer que la duda.
Mejor el origen, siempre.
Mejor, que la vorágine del alma vacía y desnuda.

Comentarios

  1. Mejor eso que nada ..
    Como decia neruda...es tan corto
    Que bien , sigue escribiendo, la búsqueda es una herramienta muy viva y muy vital, ole!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La pérdida

Nadie da un duro por ti

A "Joven y Bonita"