Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2015

Incremento

Sólo he necesitado unos acordes para volverte a ver, casi dos años después. A nadie asocio a la música, al invierno y a la cerveza como a ti. Mira que lo he intentado, cerrarnos de un portazo, pero te las apañas bien. Cada cierto tiempo reapareces para terminar no diciendo ni haciendo nada. Como una mosca cojonera. Y encima te veo el brillo en los ojos y rabio, y nos imagino en aquella ciudad que hubimos de visitar y nunca fue, o paseando en la madrugada hacia el noroeste sin un beso de portal.
Yo sé que alguna vez has pensado cuánto te hubiera gustado que las cosas fueran distintas. Lo sé porque lo quiero, porque lo deseo con todas mis fuerzas. Que tus fantasmas se hubieran escondido el tiempo suficiente como para desprenderte de la cadena que tenías al tobillo; mientras me enseñabas a vivir tú ya aprenderías a hacerlo. Ése has sido alguna vez en mi cabeza, pero no son distintas: son como fueron.
Ni siquiera va a cambiar la primera intrusión de aquel mes de abril en mi vida tan sumam…