Nadie da un duro por ti

El fervor los deja sordos entre sí,
el pelo y la piel huelen a humo,
a sol y a sudor y a expiro.
Muchos murieron construyendo las gradas que sus culos ocupan.
Para ellos, son nadie.
La arena entre el cuero y mi cuerpo
provocan un escozor que no noto.
Las manos me tiemblan no más que otras veces,
ni se empapan, ni duelen.
Es verano y siento el frío adecuado.
En esta batalla, todo va bien:
cuento más de diez golpes que no vi venir.
Todo en orden, sí, hasta el matar o morir.
Camino, apenas dejo huella.
No es por ligereza, sino por falta de sentido.
Otra estocada vuela en certera dirección,
la resuelvo sin demasiado miramiento.
El público no parece satisfecho.
¿He dicho ya que todo va bien?
No sangro tanto como para rendirme hoy aquí,
ni aquí, ni nunca, ni hoy ni vos sois morir.
Informes, son sombra,
se mueven y embisten y agotan.
Deslizo la lengua por la comisura de la boca,
los labios finos entienden,
y, de repente, el baile.
El último baile de hoy, claro está,
aún no es la muerte,
ya lo he dicho,
y todo lo dicho es hecho y verdad.
Con la clase de cuna y lección,
traspiés tras traspiés
van perdiendo dirección y equilibrio.
Mientras, consigo lo secretamente escrito:
el favor de un público que no me importa,
sobrevivir viviendo ahogada en la última gota.
Es el éxtasis de la entrega total y absoluta,
irremediable, incuestionable,
pero mía, jodidamente mía
y de nadie más, que no osen.
Creernos posesión fue un error que ya no existe,
yo honro mis lealtades al monstruo
que blande la espada afilada
a golpe de piedra, nobleza y principios.
La derrota aparece.
Se hace el silencio.
El pelo y la piel huelen a humo,
a sol y a sudor y a expiro.
Todo va bien, aún palpito,
aún lo que soy y siempre he sido.
Llevo media sonrisa en la parte de mi rostro que sigue viva,
porque recuerdo.
Me apoyo en la espada,
me seco el sudor, que no las lágrimas,
y acaba la función.
Ya no quedan sombras,
todo va bien.
Cuéntame un cuento,
háblame de elegir y elecciones,
que quiero dormir.
Media sonrisa,
noche queda,
cama llena de mí.
Y mañana una lucha nueva,
y la expectación de lo que está por sentir.


Todos corean su nombre,
nadie da un duro por ti.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones de uso

A "Joven y Bonita"

Hoy y siempre, a ti